Selle Italia nace en 1897 con el objetivo de crear sillines de viaje: el automóvil era privilegio de unos pocos y la bicicleta el medio de transporte de masas. El punto de inflexión llega en torno a los años 70. Hace ya algunas décadas que el automóvil ha adelantado a la bicicleta y esta debe abrirse un nuevo espacio. El viaje de Selle Italia llega así hasta Véneto y se convierte en sinónimo de innovación, nuevas técnicas de fabricación y exploración de nuevos materiales.

Selle Italia no puede prescindir de la tradición y la experiencia que desde siempre han impulsado los pedales de una pasión inextinguible. Cada uno de sus sillines es fruto de incesantes investigaciones y estudios científicos.

Milímetro a milímetro, material tras material, trabajan con los mejores científicos para realizar productos cada día más cercanos a la perfección, capaces de adaptarse a cualquier conformación física masculina o femenina y de responder a todo tipo de necesidades.

DESCUBRE MÁS...